Preparar meriendas saludables para la dieta de nuestros peques

Meriendas saludables, sus ventajas para los peques de la casa

Durante el crecimiento de nuestro peque es muy importante que la alimentación sea lo más equilibrada y variada posible con el objetivo de asegurar las necesidades nutricionales que necesita nuestro hijo. En esto la merienda juega un papel muy importante más que nada debido a que en el caso de los niños, su organismo, y más específicamente su aparato digestivo que está en plena maduración, todavía no se encuentra preparado para permanecer sin comer durante periodos prolongados.

También influye que su estómago es pequeño y que necesita de mucha energía para su día a día (no se cansan nunca!!!), por lo que hay que reponer energías y de ahí la importancia de las meriendas saludables en su dieta.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) recomienda repartir lo que se come en un día en cinco comidas: desayuno, media mañana, comida, merienda y por último una cena ligera, ya que parece ser hay un mejor equilibrio metabólico cuando se reparten las comidas a lo largo del día.

En relación a la merienda, debe de aportar aproximadamente un 15 % de la energía total que consumimos en el día, de ahí que meriendas saludables nos van a servir para lograr este objetivo.

Por tanto, no deja de ser una buena oportunidad para completar la alimentación de nuestros hijos, ya que además de sus ventajas nutricionales, ayuda a mantener un nivel constante de azúcar en la sangre y así su cuerpo no consume sus “reservas” energéticas, además de controlar su sobrepeso.

Ejemplos de meriendas saludables según la AEPAP:

.- Bocadillos: que si son de pan crujiente mucho mejor porque fortalecen los dientes y encías de nuestros peques. En relación al relleno lo mejor es variar lo más que se pueda (queso, embutidos magros, atún) y así evitar la monotonía, algo que no gusta a la mayoría de los peques. También se puede aprovechar para introducir algún vegetal, como unas hojas de lechuga o unas rodajas de tomate. El tamaño del bocadillo para una merienda saludable debe ser proporcional a la edad del niño. Por ejemplo a los 3 años es suficiente con 2-3 dedos de pan baguette.

.- Frutas: si bien es recomendable consumirlas durante cualquier parte del día, la merienda no deja de ser una muy buena oportunidad. Todas las frutas son válidas al preparar meriendas saludables y dependerá también de la temporada del año (naranja, manzana, melón, ciruelas, peras, uvas,… y la lista continua).

.- Lácteos: en este caso es mejor la leche sola, ya que los batidos incluyen demasiados colorantes y azúcar. El yogurt es una buena alternativa para la merienda.

.- Agua: es la bebida ideal y obviamente la más saludable no solamente para la merienda, sino en cualquier momento del día.

.- Bollería, galletas, dulces,…: no se deben prohibir porque a todos los peques le gusta  (y a los que no también), pero no se debe abusar en su consumo. Desde la AEPAP recomiendan no más de una vez por semana.

En resumen, combinar fruta, con cereales (pan) y leche es una muy opción para preparar meriendas saludables para nuestro peque. En cuanto a las cantidades, no deben de ser demasiado grandes para de esta forma evitar un exceso de calorías o bien la pérdida de hambre para la cena.

Desde PequeAhorro queremos proponer alternativas de diferentes tipos de merienda, sin dejar de que sean divertidas y sanas, como lo han sido los muñecos de nieve de frutas (o esa era la intención), y muchas otras más que iremos publicando durante los próximos días.

Fuente: Fundación Roger Torne

Escribe el primer comentario. Tu opinión nos interesa mucho.

Deja un comentario

© 2014 PequeAhorro — Todos los derechos reservados.